Consejos para escoger el calzado estas Navidades

Aspectos como el tipo de material, la comodidad, la forma de la horna o la morfología de nuestro pie deberían marcar nuestra decisión a la hora de comprar los zapatos

Estamos a punto de vivir un año más los tan esperados días navideños que, si por algo se caracterizan, es por las comilonas con la familia y los amigos, pero también por vestirnos para la ocasión. Elegir modelito y calzado esta Navidad se vuelve una decisión importante para celebrar estas fechas tan hogareñas, más si cabe cuando además de pasar un rato con la familia, después salimos por ahí para seguir festejando.

Por muy cortos que se nos hagan estos días, en realidad pasamos incluso más horas activos, ya que solemos trasnochar más de lo normal, sobre todo aquellas personas que se van de fiesta. Así que, como comprenderás, escoger un calzado cómodo y ergonómico que se adapte a nuestro pie es fundamental para evitar dolores innecesarios e incluso posibles lesiones, algo que cobra especial relevancia entre el público femenino con el uso de los tacones.

Para que puedas disfrutar de estas fechas como se merece, desde Oximesa te dejamos unos cuantos consejos con los que podrás elegir el calzado esta Navidad:

  • A la hora de comprar el zapato, mejor ir por la tarde. El momento de hacerse con unos zapatos nuevos es importante y no puede hacerse a la ligera. De hecho, la tarde es el momento más indicado para comprarlos, ya que es cuando el pie está más hinchado. Y, por supuesto, debemos probarnos el modelo que nos vayamos a llevar siempre en los dos pies, ya que generalmente todos tenemos uno más grande que el otro. Por lo tanto, hay que asegurarse de que esa talla es la correcta para los dos pies y de que los zapatos no nos aprieten o queden demasiado holgados.
  • Valorar el tipo de pie. Lo ideal es adaptar el calzado a nuestra morfología corporal. Por ejemplo, los pies grandes y anchos necesitarán también zapatos anchos con tacón gordo para una mayor estabilidad. Los pies finos y las piernas delgadas pueden optar por tacones más finos, aunque aseguren un menor equilibrio y comodidad. Otro factor que debemos considerar es el puente del zapato, que debe adaptarse al puente de nuestro pie para que no se produzca un estiramiento plantar. De lo contrario, podrían producirse daños en nuestra estructura, como la fascitis. Este aspecto cobra especial relevancia a la hora de escoger zapatos de tacón altos, pues incorporan puentes muy pronunciados perjudican a todo tipo de pies, especialmente a aquellos con la curva pronunciada y a los más planos.
  • Evitar los píes fríos. Una de las condiciones climáticas que atravesamos en Navidad es el frío y esto también afecta a nuestros pies. Es importante llevar calzados cerrados para impedir que pierdan calor: unos pies fríos podrían provocar problemas cutáneos como la aparición de eccemas, brotes de dermatitis y sabañones. Los botines pueden convertirse en nuestro mejor aliado en estas fechas invernales.
  • Tacones no demasiado altos. Usar zapatos de tacón está permitido en ocasiones especiales, pero siempre buscando las opciones que mejor se adapten a nuestro pie y que desde la primera toma de contacto nos resulten cómodos. Tampoco conviene abusar de altura en los tacones, ya que cuanto más altos sean, nuestros pies tendrán menos estabilidad y más riesgo de sufrir problemas. Llevarlos durante largas horas puede provocar dolor muscular, dolor en la planta del pie, dedos en garra a largo plazo e incluso dolores en la columna y en las rodillas, después de tener que forzar la postura corporal durante su uso. Por la seguridad de tus pies, te recomendamos que los tacones de tus zapatos estas Navidades no midan más de 5 centímetros.
  • La importancia del material. Aunque no lo creamos, el material tiene mucho que ver en la comodidad del pie, ya que además de proteger del frío, algunos podrían provocar rozaduras o alergias. A la hora de buscar calzado, procura que no sea muy duro para evitar las rozaduras y que no te cueste caminar con él.
  • Cómodo desde el primer contacto. Solemos pensar eso de que hay que usar los zapatos que nos vamos a comprar durante unos cuantos días para que se adapten bien a la forma de nuestro pie, pero debemos descartar esta idea. Sea el calzado que sea, debe permitir la movilidad natural de nuestro pie desde el primer momento y darnos sensación de libertad entre los dedos. Para no hacernos daño en los pies, es mejor que optemos por las hornas redondeadas o cuadradas, pues las de forma puntiaguda oprimen mucho más los dedos, sobre todo en zapatos con tacón.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *