Las infecciones de transmisión sexual (ITS) más frecuentes y los métodos de prevención

La Organización Mundial de la Salud estima que cada día se producen un millón de contagios de ITS, siendo la mayoría de los casos asintomáticos

Hacer frente a las infecciones de transmisión sexual (ITS) supone un esfuerzo global. La falta de conciencia y educación sexual, el acceso limitado a los servicios de salud, los cambios en las dinámicas sociales y culturales y el aumento de contagios ha colocado a las ITS como uno de los desafíos sanitarios más importantes de la actualidad. La preocupación reside, además, en que la mayoría de los casos son asintomáticos, cuando se estima que cada día más de un millón de personas contraen alguna infección de transmisión sexual, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Por todo ello, trabajar desde la sensibilización y la educación sexual se ha transformado en una prioridad para evitar el agravio de la situación, incidiendo especialmente en los métodos de prevención.

INFECCIONES DE TRANSMISIÓN SEXUAL MÁS FRECUENTES

Atendiendo a los datos de la OMS, estas son las infecciones de transmisión sexual con mayor incidencia en el panorama actual:

  • Herpes genital. Se estima que 491 millones de personas con edades comprendidas entre los 15 y los 49 años (el 13% de la población) tiene una infección por el virus del herpes simple de tipo 2 (VHS-2), la causa principal del herpes genital. Se manifiesta con llagas dolorosas en los genitales o áreas circundantes. Aunque puede presentarse asintomático, algunos experimentan síntomas como picazón, dolor y flujo vaginal o uretral. La transmisión ocurre a través del contacto directo con las llagas o la piel afectada. El tratamiento médico para combatir esta ITS consiste en los antivirales.
  • Virus del Papiloma Humano (VPH). Actualmente hay cerca de 300 millones de mujeres infectadas por el VPH, mientras que 1 de cada 3 hombres mayores de 15 años también lo está. El VPH comprende un grupo de virus con diversas cepas que pueden causar verrugas genitales y aumentan el riesgo de cáncer cervical, aunque en otros casos la infección es asintomática. La transmisión se produce por contacto directo con la piel o mucosas infectadas, normalmente durante las relaciones sexuales. Las opciones de tratamiento varían, y en algunos casos, el sistema inmunológico puede eliminar la infección. Las verrugas pueden ser eliminadas quirúrgicamente, también pueden recetarse fármacos para combatirlas y, en el caso de cáncer de cérvix, existen tratamientos oncológicos. No obstante, la vacunación es clave para prevenir ciertas cepas de VPH.
  • Tricomoniasis: la OMS estima la existencia de 156 millones de personas con esta infección, que está causada por el parásito Trichomonas vaginalis. La tricomoniasis afecta principalmente a las mujeres y suelen demostrarse síntomas como picazón, dolor y flujo vaginal, pero en muchos casos, la infección también puede ser asintomática. La transmisión se da por contacto sexual directo y el tratamiento implica medicamentos antiparasitarios.
  • Clamidiosis: aproximadamente, unos 129 millones de personas sufren clamidia o clamidiosis, ITS provocada por la bacteria Chlamydia trachomatis. Aunque puede que la infección no demuestre síntomas, los más comunes son dolor al orinar y flujo o secreciones genitales anormales. En hombres, puede producir inflamación y dolor en los testículos. El contagio ocurre tras el contacto directo con los fluidos infectados y el tratamiento es antibiótico para combatir la bacteria.
  • Gonorrea: son 82 los millones de personas afectadas por la infección de gonorrea, ocasionada por la bacteria Neisseria gonorrhoeae. Puede afectar a genitales, boca, garganta, ojos y recto, con síntomas que van desde secreciones anormales al dolor al orinar y dolor abdominal. La transmisión ocurre por contacto sexual directo y los antibióticos son la solución farmacológica indicada, aunque la resistencia a estos medicamentos está en aumento.
  • Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH): esta enfermedad, considerada como uno de los mayores problemas para la salud pública mundial por la OMS, afecta a 39 millones de personas en todo el mundo. El VIH ataca el sistema inmunológico y puede llevar al SIDA. Los síntomas iniciales pueden incluir fiebre, fatiga y pérdida de peso, pero la infección debilita progresivamente al sistema inmunitario y puede ir generando otros más graves. La transmisión ocurre por vía sexual, vía sanguínea o de madre a hijo durante el embarazo, el parto o la lactancia. El tratamiento implica medicamentos antirretrovirales, aunque todavía no existe una cura para la infección. Cabe mencionar que las personas con VIH que están bajo tratamiento no transmiten la enfermedad.

MÉTODOS DE PREVENCIÓN CONTRA LAS ITS

La educación sexual es esencial para prevenir las infecciones de transmisión sexual, destacando el uso de preservativos como barrera física. La comunicación abierta sobre la salud sexual con la pareja/s sexual, las pruebas regulares y la concienciación pública son las herramientas más poderosas en la prevención de estas infecciones. Asimismo, la vacunación contra algunas de estas enfermedades, la detección temprana y el tratamiento oportuno son fundamentales para limitar la propagación de las ITS.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *