Hogar sin tóxicos

Hogar sin tóxicos

¿Sabes cómo reducir las sustancias de casa que pueden agravar la salud? Te lo contamos.

Hoy día, sin a veces saberlo, utilizamos numerosos productos de limpieza e higiene a diario que podrían estar dañando nuestra salud. Se trata de artículos sintéticos que contienen compuestos químicos y que liberan sustancias tóxicas para el organismo.

Entre estos productos con riesgo se encuentran materiales de construcción y decoración, aislantes, pinturas, recubrimientos, productos de limpieza, plásticos, pesticidas domésticos, ambientadores e incluso productos de aseo personal y algunos alimentos.

Algunas sustancias que podemos inhalar en el interior del hogares y lugar de trabajo son plomo,  bisfenoles, arsénico, zinc, pentaclorofenol, cloruro de metilen, retardantes de llama, compuestos perfluorados (en  la cocina), alquifenoles (plásticos), bisfenol A (latas de comida), parabenos (algunos cosméticos y desodorantes), disolventes y metales pesados. Asimismo, el hecho de que pasemos de media el 90% de su tiempo en espacios cerrados hace que, desde que nos levantamos hasta que nos acostamos, estemos expuestos a agresiones químicas de toda índole.

Numerosas investigaciones muestran que exponerse a estas sustancias incrementa el riesgo de padecer ciertas enfermedades, como problemas reproductivos, inmunológicos, hipersensibilidad, intoxicaciones agudas o cáncer. Por contra, reducir los tóxicos nuestro hogar puede ayudarnos a luchar contra esas enfermedades.

Cómo desintoxicar el ambiente

  1. Detergentes limpios

Existen productos para lavar la ropa o los platos elaborados con aceites esenciales y enzimas no contaminantes, que pueden adquirirse en tiendas especializadas y que son respetuosos con el medio ambiente y antialérgicos para personas con sensibilidad en la piel.

  1. Alimentación ecológica

Este tipo de alimentación apuesta por la mínima intervención en el cultivo y crecimiento de hortalizas, frutas y verduras, haciendo que estas sean más naturales y estén libres de pesticidas y/o productos artificiales que podemos ingerir. Puedes identificar estos productos a través de la etiqueta: EU Organic Bio Logo, Ecolabel o Agricultura Ecológica Española, son los sellos que certifican la procedencia ecológica.

  1. Agua saludable

Acciones como sustituir las viejas tuberías para evitar arrastrar metales pesados o adquirir una purificadora de agua son buenos ejemplos para cuidar la bebida que ingiere el organismo. Un consejo simple es dejar correr el agua antes de usarla para evitar que se deposite en la tubería y tenga más concentración de algunos metales.

  1. Ambientador natural

Existen ambientadores más naturales, en cuya fabricación no se ha introducido en su composición determinadas sustancias problemáticas. También tenemos a nuestro alcance remedios caseros, por ejemplo, para absorber malos olores podemos colocar bandejas de bicarbondato sódico y para aportar un buen aroma,  ubicar recipientes de hierbas aromáticas secas y flores o ramas de pino.

A pesar de la gran cantidad de sustancias perjudiciales que puede haber en un hogar podemos reducirlas o eliminarlas, a veces de forma sencilla. Las sustancias tóxicas en el hogar pueden afectar potencialmente a cualquier persona. Sin embargo, hay grupos especialmente vulnerables, entre los que cabe destacar los niños y las mujeres embarazadas.

Es bastante lo que podemos hacer cada uno de nosotros para rebajar la carga tóxica de nuestro hogar. Lo primordial es saber que hay alternativas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *