¿Por qué practicar tenis?

Para empezar a jugar al tenis no se necesita una edad concreta, de hecho, cualquier edad es buena para iniciarse en esta práctica deportiva

El tenis es uno de los deportes más populares en todo el mundo. Cada día lo practican millones de personas y, a medida que pasa el tiempo, va ganando más adeptos.

Para empezar a jugar al tenis no se necesita una edad concreta, de hecho, cualquier edad es buena para iniciarse en esta práctica deportiva, tanto en niños como en adultos.

Eso sí, antes de empezar a practicarlo, es aconsejable realizarse un chequeo médico para descartar posibles patologías y poder realizarlo con total seguridad.

Asimismo, la Real Federación Española de Tenis recomienda, además, acudir a un club donde nos expliquen las necesidades del tenis y los cursos de iniciación más adecuados.

Después, para la práctica, aconsejan utilizar una raqueta con el peso y grip adecuados a la persona, unas pelotas también adecuadas, y una ropa cómoda con zapatillas con una suela conveniente para jugar en tierra batida o pista dura.

Pero, ¿por qué practicar tenis? Entre los muchos beneficios que proporciona el tenis, la Sociedad Española de Medicina del Deporte destaca niveles más bajos de grasa corporal en personas que lo practican debido al incremento del gasto energético durante su realización.

También, es perfecto para mejorar la capacidad aérobica, reforzar la musculatura y mejorar la coordinación de todo el cuerpo.

Asimismo, ayuda evitar problemas de huesos como la osteoporosis, e incrementa la flexibilidad y agilidad, gracias al movimiento que se ejerce para poder llegar a dar a la pelota.

Pero no todos son beneficios a nivel físico, ya que el tenis también es muy beneficioso a nivel mental. Y es que, este deporte, como el resto, también ayuda a combatir el estrés y la ansiedad.

Por otro lado, ayuda a tener una mayor disciplina y autocrítica, ya que, al ser un deporte individual, cada error o acierto es responsabilidad de uno mismo. De igual forma, nos permite mejorar el desarrollo de estrategias y nos ayuda a competir de forma saludable, sin que el resultado nos afecte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *